Historias de emprendedores  – Ben & Jerry’s

Historias de emprendedores – Ben & Jerry’s

Los destinos de Ben Cohen y Jerry Greenfield estaban condenados a cruzarse, ambos habían nacido en el mismo barrio neoyorquino de Brooklyn en apenas cuatro días de diferencia, ninguno de ellos tuvo suerte en los estudios y vivieron juntos en un apartamento Manhattan mientras ganaban dinero en los trabajos que les iban surgiendo. Pero los dos tenían claro que su futuro pasaba por el emprendimiento, y así fue como decidieron montar una tienda de helados que hoy es todo un imperio hostelero y una marca asociada a la calidad y al emprendimiento social como Ben & Jerry’s.

Como la mayoría de los inicios de los emprendedores, los comienzos no fueron fáciles. Primero decidieron montar una panadería pero los costes eran tan altos que optaron por una tienda de helados, el problema es que ninguno de ellos sabía fabricarlos así que hicieron un curso por correspondencia que les costó 5$. Su empeño, sacrificio y sobre todo la calidad de la materia prima les llevó a abrir su primera tienda Ben & Jerry’s en una gasolinera en Vermont allá por 1978. La creatividad de sus propuestas de sabores enseguida les hizo famosos en la comunidad , lo que aprovecharon para potenciar otra de sus maravillosas ideas: regalar bolas de helado en su aniversario. Poco a poco la empresa iba creciendo hasta desembocar en una franquicia que hoy está presente en medio mundo, donde sus originales sabores son degustados por millones de clientes.

Pero las tareas de estos exitosos emprendedores no han limitado a comerciar con sus productos buscando la mayor optimización de beneficios, sino que desde sus primeras elaboraciones de helados siempre han apostado por la defensa del medio ambiente, la naturalidad de sus productos y emprendimiento social. A lo largo de la trayectoria empresarial de Ben & Jerry’s queda claro que una de sus metas es mejorar el mundo a través de diferentes programas orientados al comercio justo, combatir la desigualdad y prevenir el calentamiento global. De hecho la empresa ha creado el llamado Climate College donde enseñan a estudiantes las causas del calentamiento global, y también fue famosa su protesta en el Capitolio contra la intención de EEUU de perforar pozos petrolíferos en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico. Pero quizás su mayor aportación a la mejora de la sociedad es su defensa de los agricultores que cultivan vainilla, cacao y granos de café para sus helados, quienes reciben un precio justo por sus cosechas, permitiéndoles invertir en su tierra y sus comunidades. Sin duda Ben Cohen y Jerry Greenfield pertenecen al exclusivo club que sueña con cambiar el mundo por medio del emprendimiento.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR